domingo, 14 de junio de 2015

El cuarto de mi niño

Al principio del embarazo tenía una idea bastante clara de cómo quería el dormitorio del bebé, sin embargo, unas cortinas se cruzaron en mi camino y toda la decoración se construyó en torno a ellas...

Apenas teníamos presupuesto y mi tía había quitado estas cortinas de su salón y como eran muy buenas y estaban como nuevas, decidimos aprovecharlas.
Pintamos las paredes de un tono similar y añadimos la cenefa de caballitos de tiovivo en blanco.

Compramos una cuna, una cómoda y el velo antimosquitos en Ikea. Más tarde encontramos una mecedora baratita en tonos azules.
Todos los adornos y cuadros son regalos de familiares o amigos.

Al principio, sobre la cómoda teníamos un cambiador, pero cuando el pequeño ya no me dejaba tumbarle para el cambio de pañal, lo sustituí por unos adornos y fotos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada